Matrices Perinatales Básicas. Matriz III

integracion-y-movimiento

Artista – Alejandra Scigliano

-La lucha entre la muerte y el renacimiento-

Muchos de los aspectos que tiñen  esta rica experiencia pueden comprenderse mediante una asociación con la segunda fase del parto biológico: la propulsión a través del canal del nacimiento después de haberse abierto ale cuello del útero y de que la cabeza haya empezado a descender hacia la pelvis. En esta fase, las contracciones del útero continúan, pero el cuello del útero está dilatado permitiendo así el descenso gradual del feto. Esto conlleva unos mecanismos de presión que aplasta al feto; dolor  además de un grado de anoxia y asfixia. Otro factor concomitante a está situación, muy desagradable y amenazadora, es la intensa sensación de ansiedad.

A parte de la interrupción de la circulación de la sangre causada por las contracciones uterinas y la consecuente comprensión de las arterias, el suministro de sangre que recibe el feto también  puede verse alterado debido a otras complicaciones.  El cordón umbilical puede verse aplastado entre la cabeza y la apertura pélvica o retorcerse alrededor del cuello. Durante el parto, la placenta puede soltarse o bien obstruir la salida En determinados casos, el feto puede inhalar distintos fragmentos del material biológico que se encuentra al final de este proceso, lo cual intensifica aún más la sensación de asfixia. Los problemas en esta fase pueden ser tan extremos, que a veces son necesarias distintas intervenciones médicas, el uso de fórceps o cesáreas.

La tercera matriz perinatal básica  (MPB III)  constituye un patrón vivencial extremadamente rico y complejo. A parte de revivir los distintos aspectos de la lucha en el cuello del útero, incluye una amplia variedad de imágenes provenientes de la historia, la naturaleza, y el reino de los arquetipos. Destacan particularmente aquellas relativas a luchas titánicas, secuencias sadomasoquistas y agresivas, experiencias sexuales perversas, episodios demoníacos, complicaciones escatológicas y encuentros con el fuego. La mayoría de estos aspectos de la MPB III suelen estar relacionados de forma muy significativa con las características anatómicas, fisiológicas y bioquímicas propias de esta fase del nacimiento.

El aspecto titánico de esta matriz es bastante comprensible dada la enormidad de las fuerzas que operan al final del parto. Cuando nos encontramos en esta fase, experimentamos corrientes eléctricas  muy intensas que recorren nuestro cuerpo y se amontonan para luego terminar en descargas explosivas. En este punto, puede que nos identifiquemos con elementos rugientes  de la naturaleza tal como volcanes, tormentas  eléctricas, terremotos, maremotos o tornados.

La experiencia también puede describir el mundo de la tecnología y la presencia de enormes cantidades de energía, como por ejemplo tanques cohetes, naves espaciales, rayos láser, centrales eléctricas o incluso reactores nucleares o bombas atómicas. Las experiencias  titánicas de esta matriz pueden alcanzar la dimensión arquetípica  y narrar batallas de proporciones gigantescas tal como la batalla cósmica entre las fuerzas del bien y del mal, ángeles y demonios, dioses y titanes.

Los aspectos agresivos y sadomasoquistas de esta matriz reflejan la furia biológica del organismo dado que su  supervivencia está amenazada por la asfixia, pero también por los ataques internos y destructivos de las contracciones uterinas. Al enfrentarnos  con estos aspectos de la tercera matriz, podemos experimentar crueldades de asombrosas proporciones que pueden manifestarse en violentas escenas de crimen o suicidios, mutilaciones hacia los demás y automutilaciones, masacres de distinta índole, guerras y revoluciones sangrientas. Estas escenas a menudo toman la forma de torturas, ejecuciones, rituales en sacrificios varios, combates sangrientos y prácticas sadomasoquistas.

La lógica vivencial del aspecto sexual del proceso de muerte -  renacimiento no es inmediatamente obvia. Parece como si el organismo humano pasara por un mecanismo fisiológico que va acumulando y transformando el sufrimiento inhumano, y particularmente la asfixia, en una especie de excitación sexual que, a veces, incluso alcanza el éxtasis. Esto viene ilustrado en las escenas de los mártires  y flagelados descriptas en la literatura religiosa. Otros ejemplos son aquellos que emergen del material procedente de los campos de concentración, de prisioneros de guerra y de los archivos de Amnistía Internacional

El aspecto demoniaco de la tercera matriz MPBIII  puede dar lugar a problemas específicos, tanto para la persona que los vive como para el terapeuta y el facilitador, dado que la extraña y misteriosa naturaleza de sus manifestaciones  hace que las personas a menudo no quieran enfrentarse a  ellas.  Los ejemplos más comunes en este contexto son escenas arquetípicas de misas de brujas  (la noche de Walpurgis), orgías satánicas, rituales de misas negras t tentaciones demoníacas. El denominador común que une esta fase del nacimiento con los rituales de magia negra  es la mezcla y peculiar vivencia de la muerte, el dolor, energías sexuales perversas,  miedo, agresión, escatología  y los impulsos espirituales distorsionados que comparten.

El aspecto escatológico del proceso de muerte y renacimiento posee su propia base biológica  ya que, en la fase final del nacimiento, el feto se encuentra en contacto con varias formas de material biológico – sangre, secreciones vaginales, orina, e incluso heces. Aunque, la naturaleza de las experiencias de esta matriz puede exceder considerablemente la vivencia del recién nacido durante el parto. Las experiencias relativas a este aspecto de la tercera matriz pueden presentar escenas en las que uno se arrastra por desechos o aguas residuales, se revuelca en montones de excrementos, bebe orina o sangre, o  participa en repulsivas imágenes de putrefacción. Se trata, en resumidas cuentas, de un encuentro intimo y desconcertante con los peores aspectos biológicos de la existencia.

La experiencia de la tercera matriz es menos violenta y abrumadora cuando se acerca a su fin. Prevalece un ambiente de extrema pasión y una energía de embriagante intensidad. Las imágenes  relatan conquistas fantásticas de nuevos territorios, cazas de animales, salvajs, deportes de lo más peligroso, aventuras en parques de atracciones. Tales experiencias están claramente relacionadas con actividades que conllevan  una “subida de adrenalina”.

En esta fase, también podemos encontrarnos con figuras arquetípicas de deidades, semidioses y héroes legendarios que simbolizan la muerte y el renacimiento. Podemos tener visiones del tormento y la humillación de Cristo, del vía crucis, o incluso llegar a identificarnos con su sufrimiento. Independientemente de que conozcamos o no intelectualmente las diversas mitologías existentes, podemos experimentar temas como el de la resurrección del dios egipcio Osiris, la muerte y el renacimiento de las deidades griegas Dionisos, Atis y Adonis. La experiencia puede relatar la abducción de Perséfone por Plutón, el descenso de la diosa sumeria Inanna, o las pruebas de los Héroes Gemelos mayas del Popol Vuh.

Momentos antes de la experiencia de renacimiento espiritual, es común encontrarse con el elemento del  fuego. El tema  del fuego puede vivirse tanto en su forma ordinaria, como en la forma arquetípica del purgatorio (pyrocatharsis). Así, podemos tener la sensación de que nuestro cuerpo esta en llamas, tener visiones de ciudades o bosques incendiados, e identificarnos con víctimas de la inmolación. En la versión arquetípica, el fuego parece destruir drásticamente todo aquello que hay de corrupto en nosotros y prepararnos después para un renacimiento espiritual. Un símbolo clásico de la transición de la tercera matriz a la cuarta: es el ave Fénix que muere en el fuego y se eleva resucitando entre las cenizas.

Esta experiencia de fuego catártica constituye un aspecto enigmático de la tercera matriz, puesto que su conexión con el nacimiento biológico no es directa u obvia, si la comparamos con los demás elementos simbólicos. La contrapartida biológica de esta experiencia  de esta experiencia puede ser una explosiva liberación de antiguas  energías atrapadas, procedentes  de la última fase del parto, o un estímulo excesivo del feto mediante el  “encendido” indiscriminado de las neuronas periféricas. Es muy interesante observar como este encuentro con el fuego también  suele vivirlo de forma paralela la madre que, con frecuencia, suele sentir que su vagina está en llamas en esta fase del parto.

Existen importantes características que distinguen la tercera matriz de la ya descrita constelación “sin – salida”.  La situación se hace aquí complicada y representa un reto pero no es desesperada. Nosotros tampoco nos sentimos desamparados, sino que nos encontramos totalmente involucrados en esta feroz lucha. Sentimos que el sufrimiento tiene una dirección bien definida, un objetivo y un significado. En términos religiosos, esta situación se acerca más al concepto del purgatorio que al infierno.

Por otra parte, tampoco desempeñamos exclusivamente el papel de víctimas desesperadas sino que se pueden dar tres roles diferentes. Además de ser meros observadores de lo que está sucediendo, podemos identificarnos con el agresor y con la víctima. Esto puede llegar a ser tan convincente que, a veces, resulta difícil distinguir y separar los roles que estamos viviendo. Por otra parte, la situación sin salida implica un sufrimiento absoluto, mientras que la lucha entre la muerte y el renacimiento representa una línea muy fina entre la agonía, el éxtasis, y la fusión de ambos. En este sentido, parece bastante apropiado considerar este tipo de experiencias  como de éxtasis volcánico o Dionisíacas, en contraste con las de éxtasis oceánico o Apolineas propias de la unión cósmica características de la primera matriz perinatal (MPB I )

La MPB III y el arte

Es muy posible que las experiencias propias de la MPB III hayan constituido una fuente inagotable de inspiración para todo tipo de artistas desde el mismo amanecer de la humanidad. Existen tantos ejemplos en este sentido que sólo podemos limitarnos a ofrecer una magra selección al respecto. La intensa atmósfera de emociones rayanas en la locura que reflejan magistralmente las novelas de Fyodor Dostoyevski y muchas de las obras de teatro de William Shakespeare -particularmente

Hamlet, Macbeth y El rey Lear; los elementos dionisíacos y la sed de poder de la obra filosófica de Friedrick Nietzsche; los dibujos de diabólicos artefactos bélicos de Leonardo da Vinci; las delirantes visiones de pesadilla de Francisco de Goya; el arte macabro de Hansruedi Giger y el tono general de la pintura surrealista constituyen una espléndida representación pictórica del clima propio de la MPB IM

De la misma manera, las óperas de Richard Wagner también abundan en secuencias que captan a la perfección el clima propio de esta matriz. Destaquemos, entre ellas, las orgiásticas escenas del Venusberg de Tannhkuser, el fuego mágico de Las Walkirias y, en especial, el sacrificio de Siegfried y el incendio del Valhalla en la escena final de El crepúsculo de los dioses. También conviene recordar la mezcla de tragedia, sexo y violencia -tan característica de esta matriz- que constituye la fórmula mágica de gran parte de la cinematografía moderna.

La Psicología del Futuro y La mente Holotrópica   - Stanislav Grof -

seguros de autos seguros de automotores seguros de automoviles seguros para el auto seguro de auto seguro de coches seguros de hogar seguros para el hogar seguro de notebook seguros para notebooks
agencia de diseño sistemas de costos
Curso de Tablero de Comando
Curso de Cuadro de mando
Curso de Balanced Scorecard
Cuadro de mando integral
BSC Score
BSC Balanced Scorecard
Qué es el bsc scorecard
Qué es el Balanced Scorecard
Balance Score
Balanced Scorecard
contabilidad de costos control de gestion capacitacion empresarial en costos sistemas de costos balanced scorecard balance score que es el balanced scorecard que es el bsc scorecard bsc balanced scorecard bsc score cuadro de mando integral curso de balanced scorecard curso de cuadro de mando
Carrera intérprete de danza
Clases de Iniciación a la danza
Clases de Elongación
Clases de Danza Clásica
Clases de Danza Jazz
Clases de Danza Contemporánea
Clases de Teatro
Clases de Salsa
Clases de Ritmos Caribeños
Clases de Ritmos Latinos
Clases de Reggaetón
Clases de Femme Style
Clases de Hip Hop
Clases de Pop Dance
Clases de Breakdance